Un día de denuncia

Hoy desperté con ganas de denunciar al mundo entero por todas las injusticias que a veces ocurren a mí alrededor.Y es que la verdad en esta vida pasan cosas que no tienen sentido y que te hacen reflexionar sobre el por qué de las cosas. Por ejemplo, ayer conocí a una joven que tuvo unos mellizos hermosos, pero al nacer los médicos se dieron cuenta que uno de los bebés no estaba del todo bien por lo que le hicieron diferentes estudios para finalmente diagnosticarle una Encefalopatía Convulsiva, y yo vuelvo a preguntarme ¿por qué algo tan hermoso como ser madre se debe convertir en un sufrimiento y peor aún por qué un bebé inocente nace con estos problemas que jamás le van a permitir disfrutar de la vida tal y como se debe?.

Un día de denuncia

También conozco el caso de una amiga que no podía tener hijos, la pobre mujer se hizo cuanto tratamiento le indicaron para poder cumplir su sueño de ser madre. Y Dios le hizo el milagro, un buen día después de tanto sufrimiento quedó embarazada de hermosas morochas, todos en la familia estaba súper felices de tener a las bebas en casa, sin embargo. La felicidad no duró mucho pues la joven a los tres años enfermó y ahora padece de un cáncer terrible que la tiene deprimida porque no sabe qué será de sus hijas si ella muere.

En estos casos es donde pienso que muchas veces la vida te da algo para quitarte después otra cosa y no dejarte ser feliz del todo. La verdad con esto no quiero juzgar las decisiones divinas pero es muy duro tener que pasar por situaciones así; estoy segura que nadie las desea, quizás las acepte y aprenda a lidiar con esto pero en ninguna realidad son bienvenidas.

Todavía no entiendo esa frase que dice “lo mejor es lo que pasa”, porque no puede ser mejor que en tu vida te pasen tragedias que te marquen y te haga muy infeliz, sabemos que la felicidad son pequeños fragmentos de tiempo que debemos disfrutar al máximo pero no puedo resignarme a que perder a un ser querido o sufrir de una enfermedad mortal, pueda ser lo mejor.

A esto sumamos otras cosas desagradables como los accidentes automovilísticos donde los involucrados quedan lisiados y a los que la gente trata de motivar diciéndole debes agradecer que no perdiste la vida, mientras ellos viven postrados en camas o sillas de ruedas, por nombrar algún caso.

Otro ejemplo es aquel en el que los jefes solo por tener una cargo te hacen la vida imposible en tu lugar de trabajo. Este es el caso de una vecina que trabaja en Unibank, a quien su jefa maltrataba a diario solo porque le da la real gana. Entonces, yo me pregunto cómo es que llegan a directores personas que no tienen ni un gramo de humanidad y que sólo sirven para gritar, mandar y maltratar a sus supervisados, pero lo bueno de este caso es que si tuvo solución rápida puesto que mi amiga se quejó ante recursos humanos y de inmediato despidieron a su jefa, puesto que en Unibank defienden los derechos de los empleados y se preocupan por mantener un buen clima organizacional.

“…En Unibank sus empleados cuentan con un buen clima organizacional”

La verdad hoy quiero que todos los culpables de estos delitos reciban sus respectivas sanciones, aunque eso significa que denunciemos a la vida misma porque todo lo que vivimos es cuestión del destino que nos toca vivir. Con la excepción de los jefes, a quienes deberíamos poder denunciar sin temor a perder nuestros empleos y con la seguridad de no podrán lastimar a más nadie.

denuncia, sanciones, maltrato, derechos